Cuestionario Grieta: 04 Matilde Digmann

rarezas / entrevistas

Nómade. Eso es. Es nómade y en el más amplio sentido de la palabra: se mueve de un lugar a otro, de una ciudad a otra, de un país a otro, de una disciplina a otra, de una idea a otra. No está quieta. Deambula por las ciudades, por su cabeza, por su croquera, por los muros. Lleva a cabo un grafiti, un dibujo, un logo, un objeto de cerámica. No importa. Lo de ella es el movimiento. Hacer y no detenerse.

 

Creció en Aarhus, Dinamarca, fumó hierba con sus amigos, hizo tags en las calles y autobuses. Soñaba con ser artista, mientras su padre le decía que no era lo suficientemente buena para eso.  Trabajó en un bar, mientras se mantenía haciendo lo que dictaba su pasión a escondidas, en un pequeño piso que arrendaba con su sueldo. Sus días fluctuaban entre crear pinturas al óleo y atender mesas.

 

Estudio historia del arte, ciencia de los medios y diseño gráfico. Se tituló. Trabajo y luego abandonó todo.

 

Decidió dedicarse al arte. Soñar con grandes muros, pintar ciudades, llenar de color el paisaje. Hoy viaja por el mundo. Conoce gente, genera lazos y vive de lo que realmente siempre soñó hacer.

 

Matilde Digmann, más conocida como The Mat, estuvo en Chile. Tras irse, Santiago quedó con una decena de murales con su firma. No descansa. Sueña todo el tiempo y son esos sueños, los que cubren hoy distintas ciudades del mundo. Ese es su trabajo. Ese es su real amor. Hacer lo que dicta su imaginación y hacerlo todos los días.

 

¿Qué es lo primero que haces en el día?

 

Primero, un café y generalmente comienzo a trabajar de inmediato. Después de una hora y media me detengo por más café y para escribir mis páginas de la mañana, escribo tres todos los días, para mantener mi mente libre de desorden innecesario.

 

¿Cuándo piensas en creatividad en qué piensas y por qué?

 

La creatividad es como un niño, necesita amor y atención para crecer. No puedes presionarlo, debes esforzarte por hacer el trabajo creativo todos los días e intentar autoimponerte horarios para esto. Es realmente importante no sucumbir al cansancio y no alejarnos de lo que debemos hacer, porque algunos días el trabajo fluye fácilmente y en otros puedes encontrarte golpeando tu cabeza contra un muro. Hay que aceptar que existen estos dos estados y que se debe continuar. Puede ser difícil, especialmente, si estás pintando con un equipo y todos parecen andar muy fluidos y tú sientes que todo está jodido y buscas, de distintas maneras, la forma de corregir lo que haces. Sin embargo, he aprendido que la clave es la aceptación: saber que ese es el día que te tocó, que no hay nada de malo en ello y que, al día siguiente, probablemente, podría ser más difícil. Algunos de mis mejores trabajos provienen de una especie de parto con complicaciones, aunque algunos de los peores también vienen de este lugar.

 

¿Cuáles son los tres libros que te han marcado y cambiado tu manera de pensar, ver y enfrentar el mundo?

 

El número uno es El camino del artista de Julia Cameron. Sin ese libro no estaría donde estoy hoy. Me cambió radicalmente y, gracias a él, puedo pensar en mi vida, mi trabajo y hasta en cómo estructurar mi día y superar los malos periodos. En segundo lugar, supongo que La Guerra del Arte, de Steven Pressfield, no tiene el mismo peso del libro de Julia, pero es más accesible y fácil de digerir. Y, en tercer lugar, Es fácil dejar de fumar para siempre, de Allen Carr, solo porque leerlo me permitió dejar los cigarrillos. Ya llevo cinco años sin ellos, lo que generó que mi vida cotidiana cambiara profundamente, liberándome del interminable ciclo de dependencia y adicción a la nicotina.

 

¿Qué tan importante es la música y de qué manera afecta tu trabajo?

 

La música es extremadamente importante. Puede establecer mi estado de ánimo, impulsar un sentimiento, ser una compañía o abordarlo todo. No estoy segura de cómo afecta mi trabajo exactamente, pero a veces uso letras de canciones para llevar a cabo algunas ideas, como mi taza de porcelana Psycho Killer.

 

¿Cuál es o son las películas fundamentales en tu vida y por qué?

 

Tendría que decir The Big Lebowski, porque siempre me recuerda que no debo olvidar relajarme y a veces necesito que me recuerden eso. Además, el diálogo, el elenco y la banda sonora son increíbles. En segundo lugar, me encanta Death Proof, de Tarantino, porque es una excelente película de venganza femenina, con una estética, diálogo, banda sonora y reparto perfectos. Una película que me gusta, pero que es más reciente es Wild, sobre todo, porque me recuerda ser valiente, especialmente cuando viajo sola, como en este momento de mi vida. Además, realmente admiro lo que Reese Witherspoon está tratando de hacer con su productora Pacific Standard.

 

¿Si pudieses hablar con un personaje, de cualquier ámbito -literario, arquitectónico, artístico, científico o el que quieras-, quién sería y qué le preguntarías?

 

Hablaría con Meret Oppenheim y le preguntaría sobre su vida, su trabajo, la forma en que combinaba texturas y objetos inesperados. Estoy obsesionada con su anillo de cubo de azúcar, es una obra maestra.

 

¿Cómo es tu ritual de trabajo? ¿Cuáles son las cosas fundamentales que no deben faltar?

 

El trabajo es todo. Literalmente me salva de mí misma. Si tengo que llevar a cabo una pieza particularmente difícil o que consume mucho tiempo, trato hacerla en intervalos de 90 minutos, con largos descansos intermedios. En los descansos, por lo general, tomo una siesta, o salgo a caminar o a nadar, en los períodos de 90 minutos guardo el teléfono y configuro un temporizador, por lo que no necesito mirar mi teléfono durante ese momento. Por otra parte, para mí es muy importante “permitirme ser tonta” y de ese modo hacer cosas que parecen irrelevantes o sin importancia, como colocar los ojos de Google en los parquímetros, observar las paredes que imagino pintaré al día siguiente, etc. Es el trabajo en sí mismo lo que me importa. Por supuesto quiero hacer cosas geniales, pero es lo que actualmente hago lo que me hace realmente feliz.

 

¿Estás realmente haciendo lo que quieres hacer? Si fuera así, ¿qué es eso que estás disfrutando? Si es no, ¿qué es lo que te ha detenido?

 

Sí, lo estoy haciendo. Pero me tomó mucho tiempo y muchos desvíos llegar hasta aquí. Me encanta la libertad de crear y explorar diferentes estilos y medios, como parches, cerámica, zines, arte callejero, ilustración clásica y ropa. Es realmente divertido hacer toda una gama de cosas distintas. Cuando se trata del trabajo con clientes, me encanta hacerlo con marcas y crear identidades visuales para ellas, como festivales, productos alimenticios, restaurantes, etc. Si puedo establecer una confianza con el cliente, generalmente encuentro que el resultado es mucho mejor y el proceso también es más divertido, así que eso es importante para mí.

 

¿Cuál ha sido el trabajo, proyecto, obra o idea que te hubiese gustado pensar o hacer y por qué?

 

 

El libro de Sophie Calle: Exquisite Pain; tuvo un gran impacto en mí. Me gustaría haber hecho algo así. O tal vez la serie Megg, Mogg y Owl, de Simon Hanselmann; es impresionante. De hecho, mi sueño es trabajar con historias, pero cada vez que lo intento es como si me convirtiera en una piedra ante la idea de tener que dibujar lo mismo una, otra y otra vez. Me encantaría hacer una novela gráfica o algo así, pero trabajar con historias y palabras no me resulta fácil. Tal vez haga una colaboración con un autor algún día.

 

¿Qué defecto crees tener que te ha permitido, a partir de darle una solución, crear algo realmente útil y de qué se trataría esto último?

 

Bueno, cuando era una niña era muy tímida y algo nerd, así que no tenía muchos amigos. Solía ​​jugar sola (lo sé, una historia tan triste, jajaja), pero creo que eso me ayudó a acceder a mi creatividad. Tal vez ahora me doy cuenta de que también influenció la difícil relación que tuve con mi padre, que era un artista y un borracho, que siempre encontraba que mis dibujos estaban mal, lo que generó distintas inseguridades en mí; haciéndome pensar que nunca sería lo suficientemente buena para conseguir una carrera en lo que amaba. Eso fue decisivo. Fue lo que determinó que, en un primer momento, no hiciera lo que quería y, en cambio, consiguiera una maestría en Historia del Arte, Ciencias de los Medios, y luego el título de diseñadora gráfica. Todas estas cosas giraban alrededor de lo que quería hacer, pero no eran exactamente eso que quería hacer. Hace solo uno o dos años renuncié a mi trabajo a tiempo parcial, para dedicarme a la ilustración a tiempo completo. Así que creo que la respuesta a tu pregunta es la inseguridad, la sensación de sentirme siempre más atrás que el resto y, por esta razón, tener que trabajar mucho más duro. Otro factor es la muerte. Mi vida ha estado rodeada de muchas de ellas y creo que eso es un ingrediente más que le da urgencia a mi vida: tengo que pintar tanto como pueda antes de morir, porque para mí la inmediatez de la muerte está muy presente día a día.

 

¿Cuál es tu forma de vencer el cansancio o la desmotivación?

 

Solo me ayuda el descanso. Ver una tienda con cosas tontas y comprar un adhesivo brillante de pegatinas resplandecientes. Ir a los jardines botánicos y estar rodeada de verde o, incluso mejor: nadar en el océano. A veces me desmotivo pero, cuando eso pasa, trato de reconocer y convivir con ese sentimiento hasta que se va. Para lograrlo, me digo a mí misma que está bien sentirse de ese modo, que es mejor enfrentar la sensación rápido, que tratar de huir de ella y que, por experiencia, deberá pasar. En otras ocasiones, también ayuda limpiar la casa, el espacio de trabajo, lavar los platos y esas cosas simples, que luego me permiten volver al trabajo.

 

¿Cuál ha sido tu mayor apuesta, la peor y qué sacaste de ambos casos?

 

La más grande es haberme atrevido a dar el salto, a confiar en el universo y que él lanzará una red para que no caiga. Y lo ha hecho. Cuanto más confío en que esta “es” la manera correcta y lo que se supone que debo hacer, más suerte tengo y no es realmente suerte, sino sincronicidad.

 

¿Existe alguna frase que creas que define o le da sentido a tu trabajo?

 

Bueno, siempre bromeo que me quiero tatuar Very Busy en mis dedos, debajo de los nudillos, pero a pesar de que es una broma, significa algo real para mí, ya que hay muchas cosas para las que no tengo tiempo, porque el trabajo es lo primero. Si la gente me pregunta por qué no he visto el último programa en Netflix, bueno, la respuesta es simple: porque estoy muy ocupada. También es la razón por la que dejo las fiestas tan temprano. Porque sé que al día siguiente tendré que despertar y producir más. No tengo fines de semana ni vacaciones. El trabajo es constante y lo necesito. Se conecta con lo que decía antes, que “Tenemos que pintar todo lo que podamos antes de morir”. Supongo, que esa podría ser otra frase para mí, pero no estoy segura, quizás no puedo elegir solo una, tal vez debería trabajar en ella… pero cuando esté desocupada, jajaja.

 

Si tienes la oportunidad de usar una gigantografía, en el lugar y con el contenido que quieras, ¿dónde estaría y qué pondrías?

 

Sueño con eso todo el tiempo: solo grandes paredes. Quiero ponerle color a la ciudad, pero también es una cosa que tiene relación con el ego. Es esa sensación de que está en tus manos poder hacer lo que tienes en mente. Creo que se llama PECMA flow: las personas que practican juegos de disparos lo experimentan. Es lo algo grandioso, realmente lo recomiendo a todos.

Cuando estuve en Santiago, viví en el piso 29 y cuando miraba la ciudad solo veía dos colores: gris y beige. Creo que haría grandes murales en todas partes, esa es mi obsesión. Pero si tuviera solo un muro o una gigantografía, supongo que la querría en Times Square (por la vitrina que significa) y en ella pondría algo que desafiara los estándares de la industria de la belleza, simplemente para hacer que la gente se sienta bien sin tener que consumir constantemente cosas y adaptarse a un cierto estándar establecido por la industria, cuyo principal objetivo es hacer que las personas se sientan mal por su apariencia y de ese modo obligarlos a consumir sus productos. Espero poder ver un cambio en el sistema capitalista a lo largo de mi vida (cruzo los dedos por eso).

¿Qué consejos te darías a los 20, 25, y 30 años? Y cuéntanos en qué periodo de tu vida estabas.

A los 20 años, me aconsejaría cree en mí misma y que probara todas las drogas, pero solo una vez. A los 25, probablemente que hiciera un plan para el futuro, pero asegurándome de que fuera un plan muy flexible. A los 30, me preguntaría si estoy contenta. Si la respuesta es no, me daría prisa y cambiaría las cosas que no son buenas para mí. Quizás no soy la persona adecuada para pedir este tipo de consejos. ¿O tal vez soy la persona perfecta? No lo sé. Solo sé que a los 20 años estaba festejando mucho y estudiando Historia del Arte y trabajando como camarera, pintaba al óleo en mi pequeño departamento, de un quinto piso, donde pasé un buen rato. A los 25 estaba estudiando en mi último año, tan pronto como terminé, me mudé a Nueva York y luego a Berlín, pensé que iba a ser una historiadora de arte, pero a los 30 años me di cuenta de que no iba a serlo, incluso después de haberme esforzado mucho por conseguir un trabajo en ese campo.

 

¿Cómo el fracaso te ha contribuido a enfrentar tu vida y tienes algún ejemplo que quieras contar?

 

Después de terminar mis estudios, estuve desempleada durante 3 años. Realmente solicité muchos trabajos, trabajé gratis y probé en todos los sentidos para que funcionara. Pero todas las puertas estaban cerradas. Al igual que todas las personas a las que les pedí me dieran un espacio. Volví a trabajar como camarera solo porque necesitaba hacer algo. Entonces, un día estaba hablando con mi compañera de trabajo -ella era chef- y me sugirió que me convirtiera en pastelera o pintora de la Royal Copenhagen. Así que estábamos revisando el sitio web de la escuela y vi esta posibilidad de estudiar diseño gráfico. Ese día decidí cambiar mi camino. Cuando lo hice, todo fue fácil: puertas abiertas en todas partes.

 

Para mí esto es un ejemplo de que, si encuentras mucha resistencia en tu camino, tal vez no sea el camino correcto para ti. Supongo que desearía haber hecho las cosas antes y haber sido más valiente para darme cuenta y reconocer lo que realmente quería hacer. Pero, de nuevo, esta fue la forma en que mi camino se desarrolló y tengo que creer que hay una razón para eso también.

 

¿Hay algo sobre lo que hayas cambiado de opinión recientemente? ¿Por qué?

 

Realmente no. Creo que debería intentarlo.

 

¿Qué cosa crees es cierta, a pesar de que no se puede probar?

 

La sincronicidad. La teoría de Jung de coincidencias significativas, sé que es verdad, porque me sucede todo el tiempo. Si eres consciente de los signos o señales las verás en todas partes.

Si quieres conocer más de The Mat visita:

Su web: http://matmakesstuff.dk

Su Instagram: @matmakesstuff