Cuestionario Grieta: 05 Miguel Conejeros

rarezas / entrevistas

Si alguien puede ejemplificar, de mejor modo, qué significa el concepto “Hazlo tú mismo”, es este nuevo invitado quién, a partir de la resiliencia, ha hecho del ejercicio de estar de pie y sostenerse, un acto político.

 

Hoy, en tiempos de aparentes libertades ilimitadas, parece absurdo no crear espacios, lazos y escenas que giren en torno al hacer. Pensar en restringirse, en este momento, no es una alternativa. Sin embargo, hay una generación de sujetos que comparten esta misma idea, pero en su ejercicio, no solo cargan con este contexto contemporáneo de libertad, sino en cada acto hay un ejercicio simbólico en el que la historia se hace presente y nos recuerda que, nuestro actual escenario, es el triunfo de un grupo de personas que resistió, a pesar de las restricciones, silenciamientos, hostigamientos, censuras, violencias, torturas y muertes.

 

Hoy nuestro invitado habla de su proceso creativo. Sin embargo, este ejercicio de preguntas y respuestas da luces de otras cosas, de otros tiempos y de una mirada que carga con el inevitable peso del ojo y su memoria.

 

En el año 1984, con solo 17 años y en plena dictadura militar, formó la mítica banda Pinochet Boys, la cual, a punta de una urgencia por buscar formas y espacios de expresión, crearon un lenguaje que les permitió dar respuesta a la represión impuesta en ese periodo; abriendo puertas a nuevas bandas y dando origen a gran parte de la escena musical chilena.

 

Sin embargo, decidió autoexiliarse un tiempo de Chile y recorrer países vecinos, deambuló entre Buenos Aires y Saõ Paulo, para luego volver y formar en 1988 el grupo Parkinson, con el que publicó 3 LP’s. Cuatro años, decidió abandonar la banda y seguir su propio camino en la música electrónica de vanguardia.

 

En 1998 crea Fiat600, proyecto que sostiene hasta el día de hoy.

 

Pero F600 es también Miguel Conejeros, pieza clave de la historia de la música chilena y quien hoy responde este nuevo Cuestionario Grieta.

 

¿Qué es lo primero que haces en el día?

 

Poner algún vinilo y preparar desayuno para mi familia.

 

¿Cuándo piensas en creatividad en qué piensas y por qué?

 

Pienso que todas nuestras realidades son las creadas por nosotros mismos, que todo lo que se nos trata de imponer son invenciones de otros y que esas no nos atañen en profundidad. Este simple pensamiento me abre la cancha, me da libertad para hacer lo que quiera a la hora de intentar ser creativo. Por otro lado, la verdadera creatividad es la que demuestra cada día un padre de familia chileno intentando sobrevivir con el sueldo mínimo.

 

¿Cuáles son los tres libros que te han marcado y cambiado tu manera de pensar, ver y enfrentar el mundo?

 

Toda la obra de Coloane.

Toda la obra de Lovecraft.

Toda la obra de Poe.

 

¿Qué tan importante es la música y de qué manera afecta tu trabajo?

 

Para mi es un elemento básico para poder existir y sobrevivir en este paso por el planeta. Trabajo con y para la música.

 

¿Cuál es o son las películas fundamentales en tu vida y por qué?

 

Entre otras: Bajo el Volcán, de Houston; El bueno, el Malo y el Feo, de Leone; y 2001 Odisea en el Espacio, de Kubrick. Todas estas películas, a su manera, atañen al gran tema, que es la condición humana. A parte de eso, la puesta en escena, la fotografía, los diálogos y la cinematografía de estos 3 ejemplos son impecables; de mi completo gusto.

 

¿Si pudieses hablar con un personaje, de cualquier ámbito -literario, arquitectónico, artístico, científico o el que quieras-, quién sería y qué le preguntarías?

 

Al arquitecto del Costanera Center le preguntaría en qué chucha estaba pensando cuando diseñó esa bazofia, símbolo del egoísmo y la pequeñez humana.

 

¿Cómo es tu ritual de trabajo? ¿Cuáles son las cosas fundamentales que no deben faltar?

 

No tengo un ritual fijo, de hecho, siempre estoy buscando maneras diferentes de hacer mi trabajo. Por lo general trato de dejarme llevar por la idea y sentimientos que estén involucrados en el trabajo especifico que este desarrollando, que puede ser algo muy personal, un encargo o un experimento. Lo que si tengo claro es que para mí son las mañanas el momento de mayor creatividad y productividad, por lo tanto, procuro e intento pasar todas las mañanas, desde lo mas temprano posible, encerrado en mi taller.

 

¿Estás realmente haciendo lo que quieres hacer? Si fuera así, ¿qué es eso que estás disfrutando? Si es no, ¿qué es lo que te ha detenido?

 

Soy un convencido de que el ocio es el estado perfecto, considerando esto, definitivamente no estoy haciendo lo que me gustaría hacer, que es hacer nada. Sigo marcado por el obsesivo impulso de hacer y compartir cosas relacionadas con el arte, acto que por lo general disfruto, pero muchas veces viene a ser una actividad bastante agotadora, sobre todo por lo ingrato del medio en general.

 

¿Cuál ha sido el trabajo, proyecto, obra o idea que te hubiese gustado pensar o hacer y por qué?

 

Me gustaría poder trabajar y desarrollar cualquier tipo de proyecto que se relacione con la astrofísica, los viajes interestelares, la física cuántica y la exploración de nuevos horizontes.

 

¿Qué defecto crees tener que te ha permitido, a partir de darle una solución, crear algo realmente útil y de qué se trataría esto último?

 

Crear soluciones para componer una pieza musical, teniendo el bagaje, técnicamente no musical, que poseo y que se remite a la intuición y la reflexión; podría considerarse como un “defecto”, pero en mi caso ha resultado ser un valor en sí mismo.

 

¿Cuál es tu forma de vencer el cansancio o la desmotivación?

 

Porfiada e insistentemente, intento seguir trabajando y, sobre todo, seguir probando cosas inútiles. ¡Ah, y escuchar música!

 

¿Cuál ha sido tu mayor apuesta, la peor y qué sacaste de ambos casos?

 

Creo que la mayor, mejor y, a la vez, peor apuesta ha sido dedicarme a la creación musical, asumiendo el patético riesgo económico que eso trae. Sigo concluyendo de esto que las matemáticas no son lo mío.

 

¿Existe alguna frase que creas que define o le da sentido a tu trabajo?

 

Una que dijo Groucho Marx: “Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros”.

 

Si tienes la oportunidad de usar una gigantografía, ¿dónde estaría y qué pondrías en ella?

 

La pondría en la moneda y diría: “No hay nada mas peligroso que alguien prometiendo tiempos mejores”.

 

 

¿Qué consejos te darías a los 20, 25, y 30 años? Y cuéntanos en qué periodo de tu vida estabas.

 

Me temo que a hasta los 30 no hubiese escuchado ni siquiera mis propios consejos, luego empecé a decirme eso que reza el titulo de una película: “No olvides volver a casa”, e hice caso obedientemente.

 

 

¿Cómo el fracaso te ha contribuido a enfrentar tu vida y tienes algún ejemplo que quieras contar?

 

Depende de qué entendemos, íntimamente, como fracaso. Es muy relativo eso, pero si lo entendemos como un acto fallido, o un deseo frustrado, o no concretado, entonces, creo que de los errores se aprende mucho más que de los supuestos triunfos. Aunque lo más sabio sigue siendo no esperar nada de nada, ni de nadie.

 

¿Hay algo sobre lo que hayas cambiado de opinión recientemente? ¿Por qué?

 

Hace tiempo aprendí a escuchar y amar el jazz. Antes, ya sea por prejuicios, postura o simple estupidez, me cerraba a ese estilo. Pienso que solo era cuestión de escuchar y dejarse llevar. Dudo mucho que un proceso parecido me pueda ocurrir con el reggaeton por ejemplo.

 

¿Qué cosa crees es cierta, a pesar de que no se puede probar?

 

Aunque las evidencias están y pronto deberán ser asumidas, creo en la vida inteligente (de hecho, harto mas inteligente) fuera de este planeta, en la existencia de miles de realidades paralelas y también que la luna es artificial, que fue creada y puesta ahí.

Si quieres conocer más de su proyecto Fiat600 entra a:

Soundcloud

Pueblo Nuevo

Epa Sonidos

Y su programa de radio: Detergente Metal