Grieta: Historias de inspiración 03: “Hacer música es hacer comunidad”

rarezas / entrevistas

Thurston Moore es una figura predominante de la música actual. La experimentalidad de su trabajo radica en sus constantes búsquedas y conocimiento enciclopédico del campo en el que se desenvuelve.

 

Fue uno de los personajes insignes del movimiento independiente de los años 90’, llevando la música a una esfera más allá de la simple exposición que, en ese tiempo, parecía el fin último de cada agrupación o artista que emergía bajo los neones de una todopoderosa MTV.

 

Moore logró sobrevivir a un tiempo donde la muerte parecía ser el epílogo necesario para la posteridad. Fanzines, exposiciones artísticas, instalaciones e, incluso, poesía son parte de las áreas en las que ha deambulado este inquieto personaje que ha colaborado con músicos como Glenn Branca, Lydia Lunch, Yoko Ono, John Zorn o Debbi Googe, entre un centenar de artistas.

 

Su búsqueda es el conocimiento, sin importar su origen. Quizás eso es la contracultura, simplemente nadar sin importar hacia dónde debiera conducir el cauce.

 

Las comunicaciones debieran emular algo de esto, la idea de absorber conocimiento desprejuiciado, sin importar, incluso, el tiempo. El riesgo, la vanguardia y la subversión van de la mano de un conocimiento de otros momentos, de otras disciplinas y otras herramientas.

 

Siempre quise hacer música porque se trataba de hacer comunidad. Realmente nunca me interesó ser solista. Ser un cantautor que expresa su ego de vez en cuando o lo que sea. Para mí siempre se trató de trabajar con la comunidad de artistas. Mudarme a Nueva York fue genial porque era ahí donde estaba ocurriendo todo. Todos estaban constantemente conociendo a otros, creando bandas. Grupos de artistas. Ya sabes. Creando manifiestos, expresando ideas. Genuinamente disfrutando la compañía del otro”, explicó hace un tiempo atrás para un medio mexicano.

 

Y eso es también comunicar: dejar de tener una voz unilateral, para comenzar un diálogos con los otros.

 

Si quieres saber más, chequea este documental sobre Moore:

 

Parte 1:

 

Parte 2

 

Parte 3