Spotify Grieta #2: Talk Talk por Nader Cabezas

rarezas / entrevistas

Con mi vecino Víctor siempre nos preguntamos qué había pasado con Mark Hollis. Tras su disco solista en 1998, no había huella de su persona en la red. En una jugada muy similar a la de Marcel Duchamp, Hollis había consumado su acto de desaparición, internándose para siempre en el bosque del silencio, lejos de todos nosotros. Entonces, aparte de escuchar su música, lo único que nos quedaba era bucear en los mitos alrededor de las grabaciones de sus discos o videoclips. Siguiendo la senda de Scott Walker, para ningún melómano es secreto que la música de Talk Talk se hizo anti comercial de forma progresiva, desde sus hits radiales en 1982 hasta la publicación de Laughing Stock en 1991, que terminó por sellar la suerte de la banda, desintegrada tras numerosas dificultades en la grabación y desavenencias con su sello.

 

El 2012 encontré el LP Colour of Spring (1986) en una venta de vinilos en barrio Yungay. Era el primer álbum que compraba en mi regreso a Santiago y fue mi banda sonora durante ese año donde se supone que se iba a acabar el mundo. Pero no se acabó y en lugar de eso comenzamos a ser testigos de la muerte de nuestros referentes: Bowie, Prince, George Michael… y en cada muerte, en cada tributo, nuestra propia muerte reflejada en el espejo que fabricamos en su música. Pero tampoco es tan terrible, aún estamos vivos así que celebremos mientras podamos. Aquí una breve reseña de 15 canciones de Talk Talk:

 

Living in another world: En esta canción, que habla como muchas de una separación, Hollis comienza a sembrar su nihilismo. Vuelve la imagen recurrente de gente llorando. Sueñas con laberintos de los cuales es imposible salir. Todo comienza con Hollis golpeando el piano. Un solo acorde que sirve para disparar una guitarra acústica que domina y acompaña como esos perros que te ladran junto a las ruedas. En el minuto 2:00 del videoclip el viento parece arrasar con todo. Hollis toca el piano con los pies, intenta destruirlo. El mensaje es claro.

 

I don’t believe in you: Se inspiraron en la primera parte de Another Brick in the Wall de Pink Floyd para los arreglos de esta canción. De alguna manera, el sintetizador emula la guitarra con delay de Gilmour. Con una letra oscura y frases que parecen sueltas,la historia de Prometeo que vuelve a subir la misma roca a la montaña, todos los días:

 

Las promesas, tan doradas, los años han probado su falsedad. Estoy tratando de guardar algo de auto respeto / de cualquier forma que lo digas, nuestro declive sigue en marcha, pero tu orgullo no hará caso / es la misma vieja canción.

 

It’s my life: Tú sabes que esto es una sandía calada. Este tema prende cualquier fiesta y odias un poco cuando la escuchas en el supermercado, pero al mismo tiempo no puedes evitar disfrutarla, caminando por los pasillos mientras tu mirada se desliza por productos que de repente aparecen más coloridos y entonces la experiencia del consumo parece llenarse de sentido: oficialmente eres un adulto. ¿Y el videoclip? Hollis se negó a cantar, el sello tapó su boca y rellenó con un documental de la BBC sobre la fauna salvaje. Golazo. It never ends.

 

Such a shame: Hollis compuso esta canción basándose en uno de sus libros favoritos The Dice Man de Luke Rhinehart, sobre un siquiatra que, aburrido de su vida, basa todas sus decisiones en lo que dicen los dados. Las caras de Hollis en el videoclip son imperdibles. Por favor echa un vistazo, aunque sea en 240p.

 

El dado decide mi suerte / Y es una pena / En estas manos temblorosas / Mi fe me dice que reaccione / No me importa.

 

Renee: Un tema sobre una muchacha que apuesta su juventud y queda atrapada en el fino tejido de la melodía, el bajo fretless de Paul Webb, Mark Hollis cantando como siempre, con el corazón en la garganta. Un lamento. Una elegía sobre una mujer que recuerda cómo se marchitó su juventud. Un desgarro hecho canción.

 

Nunca pensé que terminaría engañándote / ¿Escuchaste lo que decían de ti? / ¿Toda esa gente de mi calle? / Bien, decían “Pasada de moda, vive en sueños marchitos”.

 

Tomorrow started: Cuando te toca pagar por crímenes ajenos. Como en El Proceso de Kafka, somos juzgados y condenados por un ente invisible. Todos vivimos con culpa pero no todos pagan. Un nuevo día que parte, bajo estricta vigilancia. Bajo tremendo de Paul Webb, hermosa percusión de Morris Pert.

 

Ve mis ojos, dime que no miento / Soy solo el primero que agarraste / Hay razones por las cuales todo el mundo paga.

 

Talk Talk: Tema que lleva el nombre de la banda y que recuerda un poco a toda esa movida New Romantic tipo Spandau Ballet temprano. ¿Cómo deshacerse de esa persona que lo único que hace es hablar y hablar? ¿Cómo librarse de un mentiroso compulsivo? Si alguna vez te enredaste con alguien que era como un cáncer, esta es tu canción.

 

Today: El presente no existe, es un sueño. Armamos nuestra realidad con materiales livianos para ahorrar costos. A lo George Harrison: atrápame si puedes pero no te demores.

 

La felicidad puede sangrar a menudo, los mendigos retozan junto a las ovejas / Déjame hacer mi elección, es lo que dicta el sermón / El hoy / Está a un sueño de distancia.

 

The Party’s over: Por fin se acaba la fiesta y solo quedamos los dos mirándonos las caras. Las risas han partido como gaviotas volando sobre la ciudad equivocada. Puedo ver la culpa en la máscara que te pones cada día.

 

Quítame este castigo, Señor / Da un nombre al crimen del que soy culpable.

 

Hate: Seguro que John Maus tomó nota de acá, con esos sintetizadores tremendos que suenan como a una sentencia de una corte medieval y esa percusión dura como el mármol del mausoleo. Si no has escuchado a Maus, es el momento de hacerlo.

 

Happiness is easy: En el LP viene una hoja con la letra de cada tema, escrita a mano por el propio Hollis. Caligrafía imposible. Una canción donde la voz baila como boxeador solitario en el cuadrilatero formado por la percusión – guitarra acústica – bajo – sintetizador. ¿De verdad la felicidad es tan fácil? Sobre los peligros de seguir ciegamente una fe, como los niños que cantan el coro: monaguillos a merced de una iglesia corrupta.

 

Pequeños barcos de Galilea / Navegando en el mar / Jesús trató de amarnos a todos / Sé un amigo para mí.

 

It’s getting late in the evening: De pronto nos encontramos en medio de una conversación en voz baja entre los sintetizadores y el piano, que suena al fondo. Entra el órgano y la voz de Hollis repitiendo: “Todos se están riendo”. Sin embargo, esta constatación da paso a una esperanza, el poder catártico del mar y las lágrimas.

 

La corriente se levantará para protegernos de la tormenta / Los mares de la caridad inundarán todo y nos lavarán a todos.

 

Strike up the band: Vas en el asiento de atrás, escuchando la música y viendo las luces. El piloto te habla pero solo quieres que se calle, para poder escuchar y ver las luces en paz. El piloto insiste, solo le interesa hablar y no te escucha. Pero todo está bien, en tu cabeza está naciendo una canción.

 

Paseando en el asiento trasero por la ciudad / Oigo las luces, quiero ver el sonido de la música tocando en mi cabeza / Nunca escuché una palabra de lo que decías.

 

Eden: Desaparece la estructura y comienza a ser más importante la textura. Capas de sonido, se extienden las notas de guitarra y trompeta. Vamos tomando vuelo rumbo a los roqueríos donde viven las aves. La lírica de Hollis comienza a cerrarse sobre sí misma, se refugia en la música y se pierde. Son los atisbos del silencio.

 

After the Flood: Único single de Laughing Stock (1991) y el canto de cisne de la banda. Grabado a oscuras, con medio centenar de músicos de sesión.

Las multitudes se alejan del buen camino, olvidan la empatía, solo piensan en sí mismos. Renuncian a su humanidad, provocando la ira de Dios, que inunda la tierra para exterminar a los sacos de carne caminantes.

 

Dato: James Marsh ilustró las portadas para Talk Talk, con insectos y aves magníficas. Tiene un sitio que puedes visitar aquí. También realizó un video animado que puedes ver aquí.

 

Si quieres conocer más de Nader Cabezas ingresa a:

Bandcamp

Sound Cloud

Spotify

Instagram

 

Escucha su selección a continuación: